Mistura 2015 – Parte 2

Terminó. Después de 9 días, con 188 puestos de comida y casi 400 mil estómagos atendidos, el Gran Mercado, la cola de El Chinito, las torres de vasos de chilcanos, el polvo en los zapatos, las clases de cocina en el auditorio, la degustación de licor de damasco tacneño (entre muchas otras cosas más), llegaron a su fin. Por lo menos hasta el próximo año. Detractores y decepcionados hubo y los habrá; siempre los hay. Que Mistura es una estafa, muy caro, mucha gente, imposible encontrar mesa, tal vez sí (aunque informándose bien ni el precio, ni las colas, ni la incomodidad son argumentos sólidos), aquí todos los puntos de vista cuentan. Para mi la feria, con lo bueno y lo malo que tiene, es una experiencia por la que vale la pena pasar(cada año). Tiene sus trucos, pero una vez que descubres que hay vida más allá del chancho al palo, las mesas ocupadas y las entradas de reventa, no forma de no disfrutar cada día de feria.

El Gran Mercado, corazón del evento, nos regaló unas últimas historias. Dos productos de la provincia de Satipo: el primero del distrito de Mazamari y el segundo del valle del río Ene. Ambos escondían dentro de sus cáscaras y empaques mucho más que aromas, texturas y sabores. Albergaban una historia en común, de esfuerzo y esperanza, que cuenta como cientos de familias lograron escapar de una vida marcada por la violencia política y el narcotráfico. Coca por piña y cacao. La “Asociación de Productores Agrarios Innovadores de la Piña” cultiva en Satipo una piña golden, que gracias a las condiciones climáticas de la zona, ha logrado tener mayor dulzura que la de Costa Rica(actual líder mundial exportador de este fruto). Junto a ellos, Kemito Ene, la “Asociación de Productores de Cacao” creada por la Central Asháninka del Río Ene, expone con orgullo sus variedades de chocolate. Ejemplos de superación y resiliencia, estas iniciativas promovieron la transición del cultivo de la coca a alternativas más rentables, con posibilidad de generar productos de valor agregado y mirar para adelante. Ambos regresan a sus localidades después de varios días de feria. Como ellos, los productores de mermelada de quito quito, café en grano, quesos andinos y quinua de diversos colores, inician su regreso a casa. Si no pudiste ir, todo bien, en los mercados, supermercados y bioferias de la ciudad, ya puedes encontrar muchos de estos productos.
DSC_0160-min

DSC_0164-min DSC_0159-min

DSC_0165_1-min DSC_0169-min

DSC_0178-min DSC_0184-min DSC_0188-min DSC_0190-min

La panadería también se despidió; el gran horno dejó de arder y producir esas reacciones de maillard que arrojan al ambiente los aromas confortantes del pan recién hecho. Ícono del alimento y la vida (metáfora también), el pan nace y muere reiteradas veces a lo largo de su proceso de producción. De los campos de trigo a la harina, de la masa fermentada al horno, de nuestras manos a nuestro estómago. Todo un ave fénix. Un producto que a la vista parece simple, pero es tan complejo(o más) que cualquier otra preparación. Este año, una de las estrellas fue el pan Chuta, del municipio de Oropesa, en la ciudad del Cusco. Mil de estos panes fueron transportados vía aérea para poder ser disfrutados cada mañana por los asistentes a la feria. —¿Por qué no lo hicieron en el horno de Mistura?— Preguntarás. Sus panaderos aseguran que no se puede replicar, Hasta lo intentaron en la ciudad de Cusco(a tan solo 30 minutos del pueblo). Oropesa es una localidad de panaderos. Con 3000 habitantes y 72 hornos, Richard Gomez, regidor del municipio, asegura que el 80% de los habitantes se dedican a la panadería. El secreto de sus reconocidos panes: El Apu Pachatusan y la Virgen del Carmen. Reunir los 5 ingredientes, harina, agua, sal, azúcar y huevo; o estirar(chutay en quechua) la masa con un rodillo, no es suficiente para replicar el pan Chuta de Oropesa. Agua regalada por los Dioses, bendición de una Virgen y ausencia de la muerte (porque si en el pueblo alguien está por morir, la masa no va a fermentar. Típico), son los requisitos mínimos para hacer este producto. Esto pone al pan francés de la bodega de la esquina al nivel de complejidad de una rodaja de pan Bimbo. Si te mueres por probar este maná recién salido del horno, te paso el dato que cada segundo domingo de Octubre se celebra en el pueblo el T’anta Raymi (fiesta del pan). Anda preparando la mantequilla.

DSC_0063-min DSC_0060-min DSC_0054-min

Los técnicos de gastronomía del ejército del Perú se retiran de Mistura con sus aclamadas cocinas de campaña israelí. Ellos repartieron el rancho de forma gratuita a miles de asistentes hambrientos —aunque probablemente más que eso, golosos—. Estas cocinas, pese a tener más de 50 años, han sido adecuadas para escapar del museo de la nación funcionar con gas y proveer hasta 300 raciones por día. De esta forma, se asegura la alimentación de las tropas, incluso en movimiento. Como aquella frase atribuida a Napoleón: Un ejército debe marchar sobre su estómago. Esto parece haber estado claro desde tiempos antiguos en el ámbito militar. Se cuenta que Gengis Khan y su ejército mongol guardaban pedazos de carne (de caballo) bajo sus monturas. El movimiento, humedad y demás factores suavizaban y desmenuzaban la carne para así poder ser consumida en el camino. Paso.

DSC_0085-min DSC_0081-min

Los del mar, los sangucheros y emprendedores, los de fusión, los regionales, las carretillas, los food trucks, los chocolateros y pasteleros, los tradicionales, todos, apagaron sus cocinas. Sorpresas del último día: el lomo saltado de La Nacional. Pedazos de carne de entraña salteadas con una salsa (a base de chicha de jora, cebollas, sillao, ají amarillo y vinagre), papitas tumbay y choclo desgranado con una una especie de bechamel; otras sorpresas, el rachi de Lapa de Ku-Mar y “La Charapita”de Lima Sabrosa, hamburguesa con cecina y cocona, sacha tomate, ajíes selváticos y chips de plátano. Por otro lado, ciertos platos que, pese a estar buenos, por sí solos no cumplían. En el post pasado mencioné que las alitas fueron lo mejor. El Kao Pad Kari de Ají 555 cobra otra vida al mezclarse con esas alitas dulces. Así que después de pensar un poco, hice mi Menú Mashup Misturero:

  • Asado de tira estofado (Catalina 555) + Porcheta al estilo arequipeño (El Garage)
  • Licor de damasco (Tacna) + Capucchino (Arábica)
  • Cupcake de Picarón (Soleil) + Queso Helado(Nandito)
DSC_0248-min
TERRACOTA WACAY – TERRACOTA FUSIÓN
DSC_0283-min
LOMO SALTADO – LA NACIONAL
DSC_0244_1-min
ASADO DE TIRA ESTOFADO EN CERVEZA NEGRA – CATALINA 555
DSC_0212-min
RACHI DE LAPA – KU.MAR
DSC_0230-min
KAO PAD KARI – AJÍ 555
DSC_0223-min
“CHANI” WONGBOONRI PREPARANDO LAS ALITAS

DSC_0064-min

DSC_0274-min

DSC_0281-min
ROLL ACEVICHADO – GOHAN SUSHI FOOD TRUCK

DSC_0009-min

DSC_0207-min
ATRACKON DE SOLOMILLO GLASEADO EN ROCOTO Y FRESAS – ATRACKON

DSC_0048-min

DSC_0233-min

DSC_0242-min
HUACHO BURGER – EL GRINGO

DSC_0010-min

DSC_0072-min
LA CHICKEN GEISHA – CON TENEDOR

DSC_0014-min

DSC_0267_1-min
BLOQUEO BLOQUEO – WALLQA
DSC_0116-min
MACARRONES – VACHERIA

DSC_0114-min

DSC_0129-min
CHEESECAKE DE PALTA – POSTRES SIN CULPA

DSC_0137-min

DSC_0273-min
CUPCAKE DE PICARÓN – SOLEIL
DSC_0291-min
HELADO DE QUITO QUITO

Y así termina Mistura. Hasta el próximo año. Mistura, no el blog. Tu sigue regresando nomas, hay mucho por venir, como el primer experimento gastronómico.

Omnívoro Apresurado

Anuncios

Un comentario en “Mistura 2015 – Parte 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s